sábado, 30 de junio de 2012

La Glandula Pineal

Hace unos años, cuando se descubrió que la melatonina actuaba contra el envejecimiento celular y orgánico, esta hormona producida por la glándula pineal se convirtió en la estrella de la investigación farmacologica.

Los experimentos realizados por el  psiquiatra Rick Strassman sobre un neurotransmisor enteogeno que, según su hipótesis, segrega también la glándula pineal son todavía fuente de controversia por el tabú que existe en torno al empleo de drogas alucinógenas en el campo de la investigación medica.

Se trata de la N-dimetiltriptamina (DMT), un elemento necesario para mantener la función cerebral que se encuentra en la sangre, la orina y el fluido cerebroespinal de humanos y animales, así como en algunas semillas y en plantas como el ojo de venado (mucula mutisiana), el árbol virola y la ayahuasca.

La DMT es conocida como "la molécula del espíritu" porque, según Strassman, "cuando sus niveles son demasiado altos, empezamos a tener experiencias anómalas". Al parecer, la glándula pineal contiene elevados niveles de enzimas y otros componentes que en determinados procesos psiquicos activan la producción de betacarbolinas, que intensifican y prolongan los efectos de la DMT. Esto suele ocurrir, por ejemplo, en estados de meditacion profunda. "Cuando nuestras mentes y nuestros cuerpos resuenan con tecnicas de meditacion que utilizan la vista y el sonido la glándula pineal comienza a vibrar en una frecuencia que debilita sus múltiples barreras y empieza a producir y liberar DMT", explica Strassman.

Tras realizar diversos estudios infructuosos sobre la melatonina, Strassman se pregunto si la producción excesiva de N-dimetiltriptamina en la glándula pineal no tendría que ver con los estados alterados de conciencia que se producen de forma natural durante el nacimiento, la muerte, los brotes psicoticos, los sueños, las experiencias místicas y las cercanas a la muerte. Strassman busco DMT en el Tercer Ojo, sede de las experiencias místicas según las antiguas tradiciones espirituales de Oriente y Occidente. Los resultados de su investigación con personas medica y psiquiatricamente sanos a los que inyecto seis dosis de DMT por vía intravenosa fueron publicados en su libro DMT, The Spirit Molecule (2001).

El proyecto duro cinco años y se llevo a cabo en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nuevo México (EE.UU.). Durante ese periodo, Strassman administro aproximadamente 400 dosis de DMT a 60 voluntarios, que experimentaban todo tipo de alteraciones cognitivas y perceptivas durante los diez minutos posteriores a la ingestión de la dosis. La presión arterial, el ritmo cardiaco, la temperatura corporal y el diámetro de las pupilas aumentaban drasticamente, así como todos las hormonas analizadas, incluidas las endorfinas y el resto de los neurotransmisores cerebrales de la glándula pineal, excepto la melatonina, que se mantenía en niveles normales.

Si como sugiere las investigaciones de este psiquiatra, la glándula pineal esta implicada en la producción natural de esta molécula mística, la única capaz de iniciar en el cerebro una gran variedad de estados alterados de conciencia como los citados, las influencias negativas que pueden afectar el delicado y complejo mecanismo de la glándula pineal pueden resultar devastadores para la coherencia espiritual, cognitiva, emocional y, por supuesto, física de los seres humanos.

Además de la importancia fundamental que la glándula pineal tiene en la producción de experiencias místicas y espirituales como las citadas, hay otras cuestiones relacionadas con ella que actualmente preocupan seriamente a los científicos se trata de los cambios que en su funcionamiento se están produciendo las radiaciones electromagnéticas, la luz artificial y sustancias supuestamente beneficiosas, como el flúor. La función mas conocida de la glándula pineal es controlar los ritmos corporales diarios, que a su vez, se relacionan con la evolucion de los órganos de la visión: los ojos.

Varias investigaciones recientes como las realizadas por el equipo encabezado por David Klein, director del Departamento de Neuroendocrinologia del National Institute of Child Health and Human Development de los National Institutes of Health (NICHD) de Estados Unidos, han confirmado que esta glándula ha evolucionado para mejorar la visión manteniendo alejados del ojo los compuestos tóxicos. Para apoyar su teoría, Klein se basa en que las células fotorreceptoras de la retina se asemejan a las de la glándula pineal y en que las células de la glándula pineal de peces, batracios y pajaros pueden detectar la luz. Además, las retinas de estos animales generan pequeñas cantidades de melatonina, lo cual apunta a que esta hormona podría tener un origen ancestral en las células fotorreceptoras humanas. Klein señala que "a medida que los humanos y otros primates evolucionaron la retina perdió la capacidad de producir melatonina y esta propiedad quedo restringida a la glándula pineal".

El trabajo de Klein, expuesto por primera vez en la edición de agosto de 2004 del Journal of Biological Rhythms, resulta valioso para comprender los trastornos del sueño, pero lo es sobre todo para abordar dolencias como la degeneracion macular, un problema que produce ceguera en personas de mas de 60 años. Aunque la retina de los primates no fabrica melatonina, si genera una enzima conocida como arilalquilamina N-acetiltransferasa (AANAT), que desempeña un papel protector. Klein sospecha que podría ejercer como un agente desintoxicador en la retina y como un sintetizador de melatonina en la glándula pineal. Al parecer, los niveles bajos de AANAT pueden provocar un deterioro de la retina que se observa en la degeneracion macular. Klein argumenta que podría prevenirse esta enfermedad aumentando los niveles de AANAT, pero no apunta como puede evitarse el descenso de dicha enzima, ni sugiere posibles causas exogenas que lo provoquen. En cambio, Jennifer Luke, de la School of Biological Sciences de la Universidad de Surrey (Reino Unido) ha dado con algunas claves mientras buscaba posibles causas de la pubertad precoz, un transtorno del crecimiento que ha aumentado de forma inquietante en las ultimas decadas. Luke cree haber hallado el origen del problema en una sustancia quimica que se emplea de forma excesiva y, con frecuencia, sin control: el flúor.

Hasta la decada de 1990 no se había llevado a cabo ningun estudio sobre el impacto del flúor en el funcionamiento de la glándula pineal, pero las investigaciones preliminares de Luke mostraron que esta es el principal deposito de dicho mineral en el organismo. Tal descubrimiento la llevo a experimentar con animales para determinar si esa acumulacion podría repercutir en el funcionamiento de la glándula, sobre todo en la producción de melatonina. Así comprobo que los animales tratados con flúor tenían niveles mas bajos de melatonina. Este resultado estaba acompañado de un inicio precoz de la pubertad en las hembras tratadas con flúor. Luke a resumido así sus descubrimientos: "La glándula pineal humana contiene la concentración mas elevada de flúor que existe en todo el cuerpo. El flúor se asocia con una menor producción de melatonina en las cobayas que alcanzan antes la pubertad, es decir, en las que tienen una madurez sexual precoz. Los resultados refuerzan la hipótesis de que la glándula pineal desempeña un papel en la biologia de la pubertad".

Aunque la doctora indicaba entonces que no se había demostrado si el flúor afecta el funcionamiento de la glándula pineal en los seres humanos, el National Research Council de EE.UU. hacia referencia a un estudio-Fluoride in Drinking Water: A Scientific Review of EPA's Standards-que ponía de relieve que no solo es un hecho constatado, sino que la exposición a esta sustancia tiene mucho mas alcance: " Los dos estudios sobre la menarquia muestran la posibilidad de un adelanto de la misma en niñas expuestas al flúor (....) Informaciones recientes sobre el papel de la glándula pineal en los seres humanos sugieren que cualquier agente que afecte a su funcionamiento podría repercutir sobre la salud humana de diversas formas, además de en el adelanto de la madurez sexual: el metabolismo del calcio, la función paratiroidea, la osteoporosis postmenopausia, el cancer y las enfermedades psiquiatricas".

Varias investigaciones realizadas entre 1945 y 1955 con estudiantes de Newburgh y Kingston (Nueva York, EE.UU.) habían puesto de relieve que las niñas a las que se había sometido a tratamientos con flúor tenían la menarquia una media de cinco meses antes que las que no los habían experimentado. Entonces no se considero significativo el resultado, pero el creciente adelanto de la pubertad que están sufriendo los niños de los países occidentales en los que se añade flúor al agua ha reabierto el debate sobre la peligrosidad de esta sustancia. En Estados Unidos, por ejemplo, los daños para la salud se deben no solo al consumo de agua fluorada, sino a la sobreexposicion a este mineral por su empleo incontrolado. El flúor se añade a todo tipo de alimentos o bebidas fabricadas con agua de grifo previamente fluorada. Suponen, por tanto, otra fuente de peligro potencial.

"Cuando uno considera la gravedad de una posible influencia del flúor en la glándula pineal de un niño (en realidad, también en las gandulas pineales de adultos y ancianos), se pone en evidencia la temeridad que implica añadir flúor al agua. Por otra cuestión de sentido común, lo mas adecuado desde el punto de vista de la prevencion seria no correr esa clase de riesgos para salvar, como mucho, un 0,6% de la dentadura de nuestros hijos", opina Paul Connett, profesor de quimica de la Universidad de San Lorenzo (Nueva York, EE.UU.) y director de la Fluoride Action Network, haciéndose eco de las estadísticas publicadas por J. A. Brunelle y J. P. Carlos en el Journal of  Dental Research en los años 90 del pasado siglo. Si el flúor se acumula en la glándula pineal e interfiere en el desarrollo biológico natural, también la exposición a luces incandescentes o fluorescentes durante muchas horas supone un importante factor de riesgo para la salud. Lo mismo sucede con la radiación electromagnética.

El doctor José Luis Bardasano, de la Universidad de Alcalá de Henares y experto en esta materia, nos habla sobre ello: "La glándula pineal es el centro de un reloj biológico que pone a punto la compleja maquinaria neuroendocrina. Siempre digo que en el gran concierto endocrino la pineal es la directora de orquesta, pero obtiene la inspiración en los cambios que se verifican en su entorno a través de los ciclos circadianos de luz y oscuridad, que son  mas largos en verano que en invierno. Gracias a ella el organismo se va adaptando a esos cambios. Pero, por desgracia, cada día hay mas factores que influyen negativamente en su funcionamiento. La contaminacion electromagnética (microondas, telefonía móvil, radares, lineas de alta tensión con 50 ciclos/segundo, etc.) es uno de ellos, otro es la luz nocturna. Esta delicada glándula no ha perdido el contacto con la luz, de hecho, sigue recibiendo luz a través del tracto óptico. Cuando hay oscuridad fabrica un mensajero extraordinario: la melatonina, una hormona antienvejecimiento y con una potente acción antitumoral. Si por alguna razón hay continuedad de luz o radiación electromagnética, la glándula pineal deja de producir dicha hormona, lo cual provoca falta de memoria, dolores de cabeza, depresiones, insomnio y trastornos de todo tipo. Hay una hipótesis muy interesante, expuesta ya en la decada de 1970, según la cual los campos electromagnéticos de las lineas de alta tensión podrían formar un continuo y romper el ritmo de producción de melatonina. De esta forma provocarian cancer de mama y otras enfermedades oncologicas en las personas predispuestas. Por tanto hay que prevenir y evitar la contaminacion electromagnética. Por la noche es fundamental mantenerse alejados de los aparatos eléctricos y de telefonía -sobre todo móvil- y dormir en absoluta oscuridad".

Frecuencias electromagnéticas, radiaciones, microondas, flúor, despertadores digitales, moviles, pruebas medicas...¿Puede realmente negarse su incidencia en la aparición de varios tipos de cancer, en la multiplicación de los trastornos cognitivos y oculares y en la reciente ola de pubertad precoz? Y todo ello por la alteración funcional de una glándula que para los filósofos orientales era clave en la aparición de experiencias místicas. ¿Seguiran estas iluminando a los seres humanos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...